01. Resumen del proyecto

El proyecto CATARINA propone una investigación novedosa para estudiar la perturbación oceánica y sus consecuencias en respuesta al aumento del CO2 atmosférico debido a las actividades humanas. Este problema se estudiará detalladamente desde diferentes escalas temporales: desde la variabilidad interanual a decenal del clima actual, hasta los cambios paleoclimáticos (seculares, submilenarios y milenarios). El objetivo del proyecto CATARINA es cuantificar los cambios en el gran Circulación Termohalina del Atlántico Norte y en la ventilación de las masas de agua, y sus efectos en los cambios en la captación del carbono antropogénico y en la capacidad de almacenamiento de los océanos. La estimación de esta variabilidad es esencial para evaluar escenarios futuros de cambios climáticos. Otra finalidad de CATARINA es evaluar el efecto de las emisiones de CO2 actuales y de las concentraciones de CO2 pasadas en la producción y preservación del CaCO3 en el Atlántico Norte, así como el futuro impacto potencial de la acidificación oceánica en los organismos calcáreos (foraminíferos bentónicos) mediante experimentos de cultivo. Los objetivos del proyecto CATARINA se organizan en dos actividades principales: i) Circulación y CO2 antropogénico, y ii) Impactos pasados y recientes de la acidificación. Estas actividades ofrecen una visión complementaria tanto del balance del CO2 como de la acidificación en los océanos. El proyecto CATARINA es parte de un experimento decenal que comenzó en 1997 con el muestreo a lo largo de la sección hidrográfica y geoquímica A25, desde Groenlandia a Portugal, repetida cada dos años desde 2002 en el marco del proyecto OVIDE. La campaña CATARINA se realizará en junio-julio de 2012. Esta campaña abarca las diferentes actividades, dando consistencia multidisciplinar al proyecto. Este proyecto también propone novedosos experimentos controlados de laboratorio para el estudio del efecto del sistema del carbonato del agua de mar en los foraminíferos bentónicos calcáreos.